lunes, 11 de mayo de 2009

Aportes de los Estudios de Género en la conceptualización sobre Masculinidad

Introducción.
uienes escribimos esta comunicación provenimos de una intensa trayectoria en el
campo de la Salud y Género, con especial énfasis en Sexualidad, Salud
Reproductiva y Derechos.
Ante la invitación de presentar un artículo en esta publicación, y dada la amplitud
del campo propuesto – Masculinidad y Feminidad -, hemos decidido orientar nuestro
aporte al foco de la construcción socio-histórica de masculinidades, y a su relación con
las prácticas sexuales de mujeres y varones. Las teorías de género alumbran de manera
singular este campo de estudios, ofreciendo herramientas conceptuales y metodológicas
que posibilitan una comprensión compleja del significado social del ser mujer y del ser
varón en cada cultura.
Esperamos que estas líneas aporten en la discusión de una temática tan sustantiva para
la producción de conocimientos, para la intervención profesional, así como para la
comprensión de cada sujeto singular.
Movimientos y Producción de Conocimientos.
as primeras conceptualizaciones sobre género (del inglés gender) datan de la
década del 50 cuando los psiquiatras y psicoanalistas Money y Stoller
distinguían los conceptos de sexo y de género. Este último era definido como los
comportamientos esperados para una persona en función de su sexo biológico. A
partir de investigar el proceso de construcción identitaria en niños con trastornos en la
definición de su sexo biológico, postularon que el núcleo de la identidad de género
(definido como el sentimiento íntimo de ser mujer o de ser varón) se construye en los
primeros tres años de existencia y es previa a la diferencia sexual.
Los valiosos aportes de Money y Stoller3 en la conceptualización sobre el género, han
contribuido en la elaboración de conceptos complejos, que dieran cuenta de sus
múltiples dimensiones.
1 Alejandra López Gómez es psicóloga universitaria con especialización en Estudios de Género y Salud. Docente de
la Facultad de Psicología de la UDELAR y Coordinadora de la Cátedra Libre en Salud Reproductiva, Sexualidad y
Género de dicha casa de estudios.
2 Carlos Güida es médico con especialización en Estudios de Género y Salud. Docente de la Facultad de Psicología
de la UDELAR y Coordinador de la Cátedra Libre en Salud Reproductiva, Sexualidad y Género de dicha casa de
estudios.
3 Stoller, R: “Sex and Gender” EEUU, 1960
Q
L
La década de los 60', fue un momento de inflexión en la construcción de estos
conceptos. Década caracterizada por la enunciación de las diferencias sociales, políticas
y étnicas, se estructura en torno a la aparición y/o desarrollo de movimientos sociales,
académcios y políticos de alto impacto. Importa mencionar como los más
significativos: los movimientos de mujeres, el movimiento de negros en EEUU, los
movimientos indigenistas en Latino América, el movimiento gay y lésbico, el
movimiento hippie, el Mayo Francés y los movimientos guerrilleros en el llamado
Tercer Mundo. Nos importa detenernos en el papel que jugaron los movimientos de
mujeres, y en especial el movimiento feminista en su aporte a nuevas
conceptualizaciones. La denominada segunda ola del Feminismo (ubicada hacia la
mencionada década) jugó un papel central en la visualización de la desigualdad de las
mujeres como sujetos de derecho. A las luchas iniciadas con el comienzo del siglo por
los derechos sociales y civiles de las mujeres, se colocaba ahora sobre la mesa el
derecho de las mujeres a controlar su cuerpo (derecho al placer sexual, derecho a la
anticoncepción, derecho al aborto, derecho a no ser discriminada por su orientación
sexual). La identificación y lucha por la conquista de estos derechos, serán un mojón
muy importante en lo que hoy denominamos derechos sexuales y derechos
reproductivos. La misma se sustentaba en uno de los principios éticos del Feminismo
que enunciaba que “la experiencia personal es política”, colocando en el debate
público aquello que hasta entonces parecía ser sólo del orden de lo personal y lo íntimo.
Importa recordar que fue hacia esta década que se inicia la comercialización de la
píldora anticonceptiva como el primer método que permitirá a las mujeres no sólo
controlar su fecundidad, sino también depender de sí mismas para el ejercicio de este
control. Así, los anticonceptivos orales serán luego concebidos como un instrumento
que aporta al proceso de autonomía de las mujeres.
Al mismo tiempo, académicas feministas introducían en la producción del conocimiento
la condición de la mujer como campo específic o de estudios. Se articulaba así un
movimiento social y académico al servicio de darle voz a las mujeres, reafirmando la
necesidad de ser habladas y pensadas desde y por sí mismas. Surgen los Estudios de la
Mujer, como un campo interdisciplinario de investigación y producción de nuevos
conocimientos y heterogéneo en sus herramientas teóricas y metodológicas. Su foco de
crítica: la concepción antropocéntrica y falocéntrica de la ciencia; su propuesta: la
necesidad de generar nuevos paradigmas desde los cuales construir conocimiento.
Asimismo, cumplieron con el importante papel de relevar y describir la situación de las
mujeres en diferentes contextos y ámbitos.
Feijoo4 sostiene que "desde sus inicios, las estrategias y metodologías montadas por los
Estudios de la Mujer han tenido como objeto hacer visible lo que se mostraba como
invisible para la sociedad. Ello se reveló útil en la medida en que permitió –y aún
permite-desocultar el recinto en el que las mujeres habían sido social y subjetivamente
colocadas; desmontar la pretendida "naturalización" de la división socio-sexual del
trabajo; revisar su exclusión en lo público y su sujeción en lo privado; así como
cuestionar la retórica presuntamente universalista de la ideología patriarcal"
Ya hacia comienzos de los 80' -en el mundo industrializado- se producen nuevos
avances en las conceptualizaciones sobre la construcción de lo femenino y lo masculino.
4 Feijoo, M.del Carmen: “De los Estudios de la Mujer a los Estudios de Género han recorrido un largo camino” en
Las Mujeres en la imaginación colectiva. A. M. Fernández (comp.), Ed. Paidos, 1992.
Es la década de surgimiento de los primeros estudios sobre masculinidad (EEUU,
Inglaterra, Canadá, Suecia). Los Estudios de Género señalarán una lógica incluyente del
análisis sobre la construcción cultural de la diferencia sexual. La confluencia decisiva
de académicas/os de distintas disciplinas de las Ciencias Humanas y Sociales permitirá
desarrollar teorías de género. Desde la perspectiva de Scott5, el género "pasa a ser una
forma de denotar las construcciones culturales, la creación totalmente social de ideas
sobre los roles apropiados para mujeres y hombres. Es una forma de referirse a los
orígenes exclusivamente sociales de las identidades subjetivas de hombres y mujeres.
Género es, según esta teoría, una categoría social impuesta sobre un cuerpo sexuado."
En una definición de mayor complejidad, Scott (1988) se referirá al género diciendo
que:
"El género es un elemento constitutivo de las relaciones sociales fundadas sobre las
diferencias percibidas entre los sexos; y el género es un primero modo de dar
significado a las relaciones de poder. (…) Como elemento constitutivo de las relaciones
sociales fundadas sobre las diferencias percibidas, el género implica cuatro elementos:
1º - Los símbolos culturalmente disponibles que evocan representaciones simbólicas
2º - Los conceptos normativos que ponen en evidencia las interpretaciones de los
símbolos, que se esfuerzan para limitar y contener sus posibilidades metafóricas
3 º - La construcción a través del parentesco, la economía y la organización política
4º - La construcción de la identidad subjetiva
Y culmina "el género es un primer campo, a través del cual, en el seno del cual, o por
medio del cual, el poder es articulado."
En la definición desarrollada por Rubin6 define el sistema sexo-género como: "Conjunto
de disposiciones por el cual la materia prima del sexo y la procreación humanos es
conformada por la intervención humana y social, y satisfecha en una forma
convencional por extrañas que sean algunas de las convenciones.”
Mientras que T. de Barbieri7 (1994), define el sistema sexo-género como "conjunto de
prácticas, símbolos y representaciones, normas y va lores sociales que las sociedades
elaboran a partir de la diferencia anatomo – fisiológica y que dan sentido a la
satisfacción de los impulsos sexuales, a la reproducción de la especie humana y, en
general, a los relacionamientos entre personas"
Como puede observarse, hemos referido a definiciones sobre género y sobre sistema
sexo-género que provienen desde diferentes miradas disciplinares y que responden –a su
vez- a distintos momentos históricos. De todas maneras, importa subrayar que la nutrida
producción en torno a este campo se genera en las últimas décadas, siendo los distintos
aportes confluyentes desde su diversidad en la construcción de un nuevo enfoque de lo
femenino y lo masculino.
Hablar de lo masculino y lo femenino desde una perspectiva de género implica realizar
una primera afirmación: las culturas construyen los modos de “ser mujer” y de “ser
5 Scott, J: “El género, una caategoría útil para el análisis histórico”, Ed. Alfons el Magnanim, Valencia, 1990
6 Rubin, G: “El tráfico de mujeres: notas sobre la economía política del sexo”. Nueva Antropología Nº 30, 1986
7 de Barbieri, T: “Certezas y malos entendidos sobre la categoría de género”, en Estudios de Derechos Humanos IV,
Ed. IIDH, Costa Rica 1995
varón”. Al decir de Simone De Bouvoir “la mujer no nace, se hace”. Podríamos
extender la misma idea hacia la construcción del varón: no nace sino que se hace.
Y nos construimos como mujeres y como varones en un complejo entramado cuyos
hilos refieren a aspectos socioculturales, históricos, políticos, económicos, familiares.
La idea de oposición y complementariedad de lo femenino y lo masculino forma parte
de la construcción del pensamiento dualista de la cultura occidental. Lógica dualista que
ha asociado lo femenino con la pasividad y la afectividad, mientras que a su
"contraparte y complemento" masculino lo ha asociado a la actividad y la razón.
En Platón se vislumbra la diferencia de valor entre lo masculino y lo femenino. Mujeres
y varones son capaces de realizar las mismas funciones en la polis, pero los varones
hacen prácticamente todo mejor a excepción de lo que Platón descalifica en su
importancia, o sea las tareas vinculadas a lo doméstico:
" Conoces alguna profesión en la que el género masculino no sea superior al
femenino?, pregunta Platón a Glaucón. Y el mismo se adelanta a responder"No
perdamos el tiempo en hablar de tejido y de confección de pasteles y guisos, trabajos
para los cuales las mujeres parecen tener cierto talento y en los que sería
completamente ridículo que resultaran vencidas"8. Esto introduce una diferencia de
valor, una relación jerárquica (superior – inferior), donde lo femenino es valorado
negativamente.
Una visita a los pensadores de este siglo, posibilita el análisis de las diferencias
atribuidas a hombres y mujeres desde argumentos fundamentalmente esencialistas
Georg Simmel, sociólogo y filósofo de principios de siglo XX, se encuentra en medio
del debate iniciado por el movimiento feminista alemán y alega que la mujer se
encuentra inmersa en su feminidad, de manera centrípeta e intrínseca. Por el contrario,
la masculinidad aparece como centrífuga, por lo cual el varón depende de su vínculo
con la mujer para afirmarse como tal. Rupturista y convencional, Simmel se mueve en
la ambigüedad de favorecer la liberación de la mujer, en un mundo masculino difícil de
modificar.
Ortega y Gasset, difusor de la obra de Simmel en España, vuelve atrás con conceptos
sexistas: "El destino de la mujer es ser respecto del hombre".9
Ortega y Gassset, paradojalmente fundamenta las diferencias en los procesos culturales,
desdeñando el papel de la biología y considera, desde un determinismo socio cultural
que la ruptura de los esquemas masculino - femenino podría ser contraproducentes.
Freud10, desde la transculturalidad de la estructura edípica, se mostrará ambiguo ante el
papel que juega la cultura en torno a la diferencia. Marchas y contramarchas en el
transcurso de la obra de Freud respecto a la mujer "ese continente negro": "¿qué quiere
una mujer?":
8 Platón, La República.
9 Ortega y Gagasset, “El hombre y la gente”, en Obras vol II, capVI.
10 Freud, S "Nouvelles conferences", París Gallimard, 1936
Al decir de Lacan11: "En cuanto a definir que es el hombre y que es la mujer, el
psicoanálisis nos muestra muy precisamente que tal cosa es imposible"
Según Paul - Laurent Hassoun, en Freud et la Femme, citado por Francoise Collin12, el
psicoanálisis freudiano ha podido explicar el deseo femenino y no ha podio superar su
impotencia explicativa ante la voluntad de las mujeres, que no coincide con el deseo.
Dos corrientes del Feminismo mantendrán puntos de partida por demás contrapuestos:
el feminismo de la igualdad y el feminismo de la diferencia. Esencialismo y
constructivismo en las teorías feministas llevarán a apoyarse en diversos pensadores:
Lacan, Foucault, Derrida.
De Masculinidad y Masculinidades: modelo hegemónico y prácticas
emergentes
Desde hace algunos años, los Estudios sobre Masculinidad han suscitado cada
vez mayor interés por parte de académicos/as e investigadores/as en Estudios de
Género, por quienes trabajan en los servicios de salud reproductiva, por las Agencias de
Cooperación.
Varias pueden ser las razones que justifican dicho interés creciente. Entre ellas
mencionamos:
?? la insuficiencia de los marcos teóricos explicativos de los
comportamientos de los varones
?? el fracaso de programas de control de la natalidad dirigidos a los
hombres en países "subdesarrollados"
?? las dificultades en incorporar pautas de autocuidado en lo referente a
la transmisión sexual del VIH
?? la mayor visibilidad de los derechos de la mujer
?? la resistencia de los varones a modificar la ideología patriarcal
Por una parte, los Estudios de la Mujer han sido necesarios para describir las
necesidades y las consecuencias de la dominación masculina en la mitad de la especie
humana, pero insuficientes a la hora de generar conocimientos acerca de las relaciones
entre los géneros.
Por otra, los Estudios de Género, han contribuido a explicar muchos de los fenómenos
que hacen a las inequidades entre hombres y mujeres. Buena parte de su producción se
ha centrado en analizar la condición de la mujer desde esta perspectiva, o los aspectos
relacionales entre mujeres y varones.
11 Lacan, J: Le savoir de l analiste. Entrevistas de Saint Anne, 1971 - 72
12 Collin, Francoise. “Diferencia y diferendo: la cuestión de las mujeres en filososfía”. Historia delas Mujeres. Tomo
V. Editorial Taurus. 1993
Los Estudios sobre Masculinidad surgen de diversos lugares: desde la producción
teórica de las intelectuales feministas, de antropólogos/as que estudian el género en
diversas culturas, de historiadores/as. Se diferencian de los Estudios de la Mujer y de los
Estudios de Género, por no contar con un movimiento social paralelo, como ha
sucedido con los estudios y el movimiento de mujeres. Es una producción sin militancia
paralela a la cual analizar y/o sustentar con recursos teoréticos.
También debemos distinguir en el marco de los Estudios sobre Masculinidad la
diversidad de expresiones y posicionamientos, existiendo desarrollos que no incorporan
la producción feminista como los estudios de Alfred Kinsey (década 50), de Robert Bly
(década 80), de Elisabeth Badinter (década 90), entre otros, los cuales oscilan entre
continuidades, restauraciones (de la “masculinidad perdida”) y rupturas; victimizan o
juzgan a los hombres en lo referente a sus comportamientos; olvidan en algunos casos el
análisis de los componentes étnicos y de clase social.
Uno de los estudios más profundos es el Informe Hite sobre Sexualidad Masculina13,
que en una minuciosa descripción recoge los testimonios de miles de varones
norteamericanos y donde la autora analiza aspectos referidos a la retracción emocional,
el comportamiento sexual, las prácticas acerca de la paternidad, la influencia de la
crianza, las relaciones en la adolescencia, la identidad sexual, las relaciones entre
varones.
Ya desde el siglo XIX, la creciente problematización sobre la identidad sexual permite
nuevas aproximaciones a la construcción de las masculinidades.
Money, citado por Badinter14, afirma que es más fácil "hacer" una mujer que un hombre
El tan citado baño cerebral de tetosterona, ha sido una de las modalidades de corporizar
las diferencias " de valor" entre lo femenino y lo masculino.
Stoller15 en concordancia con el planteo de Money, afirma que los machos, son al inicio
de su vida intrauterina protofemeninos. Sólo cuando la acción de la testosterona y otras
hormonas actúen comenzará la diferenciación, si corresponde por presencia del
cromosoma Y, hacia un feto masculino.
De sus estudios con transexuales masculinos, Stoller también alertará acerca de la
simbiosis excesivamente prolongada y sus consecuencias: "la feminidad infiltrando el
núcleo de la identidad de género" "Esa identidad de género que más tardíamente
denominamos masculinidad". Continuando con este autor, " la primera obligación para
un hombre es la de no ser una mujer”.16
En " Sex Role Pressures in the Socialization of the Male Child" de Ruth Hartley, citada
por Badinter17 se afirma que "generalmente los machos aprenden lo que no deben ser
13 Hite, S: “Informe Hite sobre la Sexualidad Masculina”, Ediciones Plaza y Janés, Edición 1994
14 Badinter, E: “XY la Identidad Masculina”, Ediciones Alianza, 1993, citando a J. Money A. Ehrhadt "Man and
Woman; Boy and Girl. The John Hopkins University
15 Stoller, Robert. “Feminité primaire” en L´excitation sexuellle. Payot.1984, pags 59 a 82
16 Stoller, Robert. Masculin ou femenin. PUF, 1989, citado por Badinter, E. Ob.
Cit.
17 Ob. Cit.
para ser masculinos. Muchos niños definen de manera muy simple lo que deben ser: lo
que no es femenino"
Badinter18, continúa el pensamiento destacando que "para hacer valer su identidad
masculina deberá convencer a los demás de tres cosas: que no es una una mujer, que
no es un bebé y que no es homosexual".
Incorporando la persepectiva de género, Connell19 analiza la producción de las dos
últimas décadas de Estudios de masculinidad, y aporta :
1 – Existen diversas construcciones del género, dependiendo de las diversas culturas y
momentos históricos, por lo cual existen múltiples manifestaciones de la masculinidad,
inclusive en cada cultura.
2 – Existe un ordenamiento jerárquico de las masculinidades en cada cultura, con un
modelo hegemónico que opera como vehículo de poder de género, que puede o no ser la
forma de masculinidad más frecuente en dicho contexto
3 – Las instituciones y los grupos, al igual que los individuos generan y sustentan
diferentes formas de masculinidad
4 – Las masculinidades son una construcción cultural, producto de la interacción social
y generadas a partir de estrategias y recursos disponibles en las propias comunidades.
5- Los distintos tipos de masculinidad no son estados homogéneos, sino contradictorios,
existiendo tensiones entre deseos y prácticas
6 – Por el mismo hecho de ser producto de procesos históricos, las masculinidades son
susceptibles de ser reconstruidas, por procesos de género y otras interacciones sociales.
Desde la perspectiva de una nueva sociología del cuerpo propuesta por Connell,
apoyado en Foucault y otros autores, nos aproxima a nuevas formas de entender las
relaciones de género: "La encarnación del género es desde un principio, una
encarnación social. La materialidad del cuerpo masculino tiene importancia no como
modelo de las masculinidades sociales, sino como referente para la configuración de
prácticas sociales que han sido definidas como masculinidad".
Connell sostiene que las estructuras del orden de género que explican la encarnación
social de la masculinidad son cuatro:
a-producción y división de trabajo
b-poder
c-catexis
d-simbolización
Trabajo, violencia, sexualidad cobran sentido a través de un cuerpo vivido como
herramienta con capacidad de modificar, de dominar, de ejercer el poder sobre los otros.
18 Ob. Cit.
19 Connell, Robert. “El imperialismo y el cuerpo de los hombres”, en Masculindades y Equidad de género en América
Latina. Teresa Valdés y José Olavarría(eds.). Flacso/ Chile - Fondo de Población de Naciones Unidas.1998
El cuerpo productor de masculinidad, la masculinidad inserta en un cuerpo. La
psicopedagoga argentina Alicia Fernández20 establece la diferencia entre organismo y
cuerpo, señalando que mientras que el primero se hereda el segundo se construye. El
organismo referirá al equipo genético – infraestructura neurofisiológica de todas las
coordinaciones posibles, mientras que el cuerpo referirá a “una construcción realizada
sobre la materia prima que da el organismo, atravesado por la inteligencia y el deseo, en
un momento histórico determinado”
La percepción del propio cuerpo, el cuerpo modelado por la clase social, por el tipo de
trabajo, por la alimentación configuran espejos de masculinidad: del sobrepeso a la
languidez.
Varios autores refieren que parecen existir diversas masculinidades en cada cultura,
aunque todas remiten hacia un modelo hegemónico. Nosotros creemos que ese
modelo será el eje en torno al cual se definirán -por identificación o rechazo- las
masculinidades emergentes.
Los varones encuentran rituales de confirmación de su masculinidad, a través de
espacios en los cuales se recrean relaciones homosociales, y que no dejan de generar
ambigüedad en los propios "participantes".
Los deportes "extremos" y los violentos, con sus rituales y símbolos configuran
modelos para los espectadores, quienes por el solo hecho de observar recrean actitudes y
comportamientos confirmatorios: el lenguaje, las modalidades de demostrar y transmitir
afectos, la competitividad, las posiciones adoptadas en torno al televisor en un partido
de fútbol. Las imágenes masculinas del poder están asociadas a la dominación.
La violencia masculina es analizada en tres categorías por Kaufman21: hacia sí mismo,
hacia las mujeres, hacia otros hombres. Por otra parte, sostiene que la masculinidad al
ser una construcción cultural, la torna frágil. En esta dirección, analizando los actos de
violencia sexual y doméstica perpetrados por varones afirma que son una demostración
de la necesidad de confirmación del ser varón, al mismo tiempo que prácticas de
ejercicio de la dominación.
Si bien se ha avanzado en los conocimientos que aportan los Estudios sobre
Masculinidad, aún persisten los embates desde la Sociobiología y las Ciencias
Biomédicas en la búsqueda constante de la inscripción genética y su correlato en el
ordenamiento social de las relaciones entre los géneros.
Los modelos disponibles en América Latina acerca de la/s masculinidad/es remiten a
figuras dominantes desde el poder político, militar, étnico y de clase social.
Vicent Marques22, aportará que los varones al nacer reciben dos consignas básicas. La
primera afirma: " Ser varón es ser importante" y la segunda " Debes demostrarlo ".
Estas dos consignas transmitidas por toda la cultura, serán un referente en la vida de
todo hombre. Aún cuando las posibilidades de aproximarse al ideal marcado por el
20 Fernández, A.: “La sexualidad atrapada de la señorita maestra”, Ed. Nueva Visión, Bs. As., 1992
21 Kaufman, M.: “La construcción de la masculinidad y la tríada de la violencia masculina”“ en Hombres. Placer,
poder y cambio”, . Ediciones Populares Feministas. Colección Teoría, 1989.
22 Marques, V y ot..: “Sexualidad y Sexismo”, Editorial Fundación Universidad Empresa, Madrid 1986
modelo hegemónico sea una utopía. Los varones se sienten, según este autor,
pertenecientes al "colectivo masculino".
Indudablemente, las masculinidades se construyen y se modifican con los avatares
históricos. El modelo hegemónico de masculinidad produce, en su interacción con otras
masculinidades, nuevas interpretaciones sobre lo que significa ser varón en las culturas
dominadas. En las colonias queda demostrado como el modelo occidental de
masculinidad produce cambios en los comportamientos de los varones dominados. Las
relaciones intragénero son confirmatorias del poder del dominador, a la vez que
introyecta un modelo de "ser varón", que permea a la cultura dominada.
Kimmell23, a partir de sus estudios acerca de la constitución de las masculinidades en
Estados Unidos, relata:
" En mi investigación histórica acerca de la formación de la hombría estadounidense
descubrí tres modalidades básicas de pruieba. En primer lugar, la hombría se podía
demostrar convirtiendo al cuerpo en un instrumento y expresión de dominio. Desde los
reformistas de salud del siglo XIX, que aconsejaban la abstinencia sexual, pasando por
los deportes del siglo pasado hasta la obsesión actual por el desarrollo corporal, los
hombres que parecían ser rudos y fuertes podían trata y aliviar la ansiedad que les
producía el hecho que se descubriera que eran bla ncos y débiles. En segundo lugar, la
hombría podía demostrarse yendo al bosque, ingresando al ejército, haciéndose a la
mar, lugares donde los hombres podían demostrar su masculinbidad frente a la
naturaleza y alejados de las influencias feminizantes de la civilización. Pero la
principal forma en la cual los hombres intentaban demostrar que habían tenido éxito en
lograr la masculinidad era mediante la problematización de otras formas de
masculinidad, el posicionamiento de lo hegemónico contra lo subalterno, la creación
del otro."
Los patrones de masculinidad se modifican dentro de la propia cultura y en la historia
de cada individuo, lo que no implica necesariamente un cambio en las relaciones
intergénero: se modifican actitudes hasta hace poco interpretadas como no masculinas,
pero los "trofeos" continúan siendo las mujeres.
En una experiencia de trabajo en espacios de reflexión con adolescentes de sectores
populares sobre su condición de mujeres y varones (Montevideo, 1995)24 hemos
constatado una vez más, a través de las actitudes y opiniones de los varones
participantes, que las masculinidades se construyen en varios campos estrechamente
relacionados con el ejercicio del poder:
1) las modalidades de relación hacia las mujeres (dominación y sexismo)
2) las modalidades de relación entre varones (ocupando lugares de subordinación de
clase y al mismo tiempo ocupando lugares supraordinados con relación a las
mujeres en función de su género)
3) La homofobia como elemento constitutivo del modelo hegemónico de masculinidad.
4) La heterosexualidad como militancia masculina y asociada al dominio y la
violencia.
23 Kimmel, M.: “Desarrollo (de género) del subdesarrollo (de género). La producción simultánea de masculinidades
hegemónicas y dependientes en Europa y Estados Unidos” en Masculinidades y Equidad de Género en América
Latina, FLACSO - FNUAP, Chile, 1998
24 “Proyecto: “Relaciones de género entre Adolescentes”, IMM (Programa de Adolescentes, IMM). Convenio IEPS –
IMM, 1996/97. Equipo técnico: Güida - López
Nos interesa puntualizar someramente algunos elementos de la estrecha relación entre
modelos de masculinidad y prácticas sexuales y sus significaciones. Consideramos que
este campo amerita un tratamiento particular que excede las posibilidades de esta
publicación. De todas maneras queremos hacer una breve referencia, apoyándonos en
los aportes de la Conferencia sobre Masculinidad convocada por un consorcio de
organismos internacionales, centros académicos y grupos de estudio en OXACA
(México, 1998), ya que sintetizan los más recientes debates sobre este punto:
“Una característica central de la masculinidad hegemónica es la heterosexualidad, la
sexualidad ejercida con el sexo opuesto; un hombre que cumpla con los mandatos
hegemónicos debe ser heterosexual. La heterosexualidad también deviene un hecho
natural (Lamas 1995; Lagarde 1992; Kaufman 1995; Rubin 1987; Kimmel 1997;
Connell 1995; Fuller 1997; Ramírez 1993; Gilmore 1994; Badinter 1993; Valdés y
Olavarría 1998; Olavarría et al 1998). La masculinidad hegemónica asociada a la
sexualidad -heterosexualidad- y al control del poder por los hombres es una
masculinidad que renuncia a lo femenino; valida la homosocialidad -la relación con sus
pares, como la realmente importante- y el persistente escrutinio por parte de los otros
hombres; aprueba la homofobia y sostiene el sexismo y el heterosexismo (Marqués
1992; Kimmel 1997; Kaufman 1987).
Las prácticas sexuales de los varones significadas desde el modelo hegemónico de
masculinidad, nos ofrecen un sujeto activo en la búsqueda del placer sexual y
“descentrado” de las decisiones reproductivas. La otra cara de la moneda: el modelo
hegemónico de feminidad centra a las mujeres en sus roles y funciones reproductivas,
postergando la búsqueda del placer sexual. La incorporación del análisis de género en el
campo de la sexualidad y la reproducción nos permite enfatizar –entre otros puntos- el
impacto de las inequidades de género, las cuales en conjunción con otras inequidades
(de clase, étnicas) producen grandes barreras en el agenciamiento y ejercicio de mujeres
y varones de los derechos sexuales y derechos reproductivos. Desde nuestra
perspectiva, no es posible hablar de derechos sexuales y reproductivos, sin que esto no
suponga deconstruir y cuestionar los modelos hegemónicos de masculinidad y
feminidad y la moral sexual (la doble moral sexual) a ellos asociada.
Notas finales y nuevos comienzos…
El modelo hegemónico de masculinidad tiene la capacidad de absorver de los modelos
alternativos algunos rasgos que le permite el doble juego de transformarse para
consolidar un nuevo modelo, ahora más plástico pero sustancialmente dominante.
Las masculinidades subordinadas y las masculinidades emergentes pueden a la vez que
ofrecer "alternativas", contribuir a la reafirmación del dominio de un modelo
hegemónico de masculinidad, quien es capaz de "reciclarse".
El término "reciclaje" es propuesto por los autores25 de una investigación sobre la
condición del varón en Montevideo, a mediados de los 90:
25 Corsino, Gomensoro, Güida, Lutz. Ser varón en el dos mil. La crisis del modelo tradicional de masculinidad y sus
repercusiones..Edición de los autores con auspicio del Fondo de Población de Naciones Unidas.1998
"Es justamente este hurtarse al tema, este soslayar sistemáticamente su consideración,
este minimizar su importancia, lo que nos lleva a sostener que los varones no estamos
renaciendo a una nueva condición, acompañando activamente el proceso de
renacimiento femenino, sino que, a pesar de las buenas intenciones expresadas por
muchos de los encuestados, apenas y a contramano, nos estamos reciclando, intentando
"bancar", con el menor costo posible la nueva situación. Es decir, en el mismo
momento que nuestras compañeras están actualizando una verdadera revolución,
pagando por ella los peajes correspondientes, nosotros, los varones, nos conformamos
con aceptar, con suficiente buena disposición, tímidas reformas, aplicando la vieja y ya
muy desacreditada receta de cambiar algo para poder lograr que todo quede como
está"
A más alternativas, ¿mayor presencia del modelo hegemónico de masculinidad? ¿Son
realmente las actuales masculinidades no hegemónicas verdaderas alternativas al
modelo imperante?
La transculturalidad del modelo hegemónico, en un mundo "globalizado" puede
implicar la necesidad de estudios transculturales, o estudios acerca de fenómenos
transculturales en los varones: el desempleo, la pérdida de los derechos laborales, la
sustitución de la mano de obra por maquinaria especializada. Algunos estudios al
respecto han mostrado los efectos que en los sectores populares, tienen sobre la
identidad masculina el recluirse en el hogar, a la sombra de la desocupación, mientras
las compañeras logran mantener sus precarias fuentes laborales.
El modelo hegemónico de masculinidad en este tiempo histórico está asociada al
modelo económico neoliberal. Sin embargo importa subrayar que también se han estado
presentado modelos hegemónicos de masculinidad en las sociedades socialistas y
socialdemócratas, en las sociedades indígenas y en la cultura gay.
El cuestionamiento de la masculinaidad hegemónica supone desmontar mecanismos de
dominación “naturalizados” durante siglos, implica la deconstrucción y análisis de
formas de producir y reproducir las relaciones afectivas, familiares, económicas y
políticas. De allí la invisibilidad y las resistencias individuales, colectivas e
institucionales de un modelo prácticamente universal.
Al decir de Connell (16), " las ideologías conservadoras y esencialistas consideran
que la encarnación masculina es el límite de la política: la masculinidad, en tanto "
natural" es inmutable. Los estudios analizados aquí demuestran exactamente lo
contrario: la encarnación masculina pertenece al ámbito de la política, está sujeta a
cambios y se ve constantemente afectada por el poder social. Por lo tanto es posible
concebir una política democrática de encarnación masculina, una política dirigida a
la justicia y la paz sociales"
BIBLIOGRAFIA
- Autores Varios. Estudios de Derechos Humanos IV. Edita IIDH, Costa Rica, 1995
- Lamas, M. (comp.) La construcción cultural de la diferencia sexual, Ediciones
PUEG, México, 1996
- Viveros, M y otr. (comp.) Género e Identidad. Ensayos sobre lo femenino y lo
masculino. Ediciones TEM, Colombia 1996.
- Durand, T y De los Santos, A.: Tras las huellas de un porvenir incierto: del aborto a
los derechos sexuales y reproductivos. En Avances en la Investigación Social en
Salud Reproductiva y Sexualidad. Edita CEDES, AEPA, CENEP, Bs. As., 1998
- Gomenosoro, Güida, Corsino, Lutz. Ser varón en el dos mil. La crisis del modelo
tradicional de masculinidad y sus repercusiones. Edición de los Autores con apoyo
del FNUAP, Montevideo, 1998.
- Autores Varios. Masculinidades y Equidad de Género en América Latina, FLACSO
- FNUAP, Chile, 1998
- Fernández, Ana M. (comp.): Las mujeres en la imaginación colectiva. Ediciones
Paidos, Bs. As. 1992
- Fernández, A.: La sexualidad atrapada de la señorita maestra. Ediciones Nueva
Visión, Bs. As., 1993
- Marques, V y ot..: “Sexualidad y Sexismo”, Editorial Fundación Universidad
Empresa, Madrid 1986
Ps.Alejandra López Gómez (alg19@adinet.com.uy)
Dr. Carlos Güida (cdguida@adinet.com.uy)
Coordinadores
Cátedra Libre Salud Reproductiva, Sexualidad y Género (sexrep@psico.edu.uy)
Facultad de Psicología
Universidad de la República
Año 2000

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada